De qué manera se juega al pickleball

pickleball

De qué manera se juega al pickleball, el nuevo deporte que medra en Zona Norte.

Un nuevo deporte procura hacer pie en la Argentina. Se ofrece como un juego sin límites de edad, ni diferencias de sexo. Combina elementos del tenis usual y el pádel. Muestra un explosivo desarrollo en U.S.A. en la última década y ahora procura expandir sus fronteras a Europa y Latinoamérica.

Se trata del pickleball un deporte que asimismo simula el tamaño de las canchitas de tenis playero que muchos argentinos dibujaban en la ribera de la costa bonaerense.

En el país ya se instalaron en el mes de marzo del actual año las primeras canchas en el complejo Perú Beach de Acasusso. Dicky Haiek, dueño de la concesión de las canchas, cuenta que sueña y trabaja a fin de que el pickleball se transforme en el nuevo pádel y florezcan miles y miles de espacios para jugar en todo el país. “Estamos en la primera etapa de difusión -explica Haiek-. Y tenemos buenísimos resultados. El que lo prueba prosigue jugando”.

En el mes de marzo, en plena limitaciones por la pandemia, Haiek se lanzó con la difusión del pickleball (Instagram: @pickleballperubeach). Invirtió para edificar tres canchas en un espacio cerrado que ya antes se empleaba para jugar roller hockey, otro deporte que Haiek propaga en Argentina. Y se lanzó a la aventura. Además de esto, adquirió novecientos paletas y tres.000 pelotas para tener stock. “Las paletas tienen un valor muy alcanzable. Arrancan en tres mil pesos y tengo ciertas de gama alta de diez mil”, especifica Haiek.

“Organizo campeonatos todos y cada uno de los fines de semana con diez o bien doce parejas estables –cuenta el emprendedor-. Ahora hay unas cien personas que juegan en el complejo de Perú Beach”.

Haiek ya consiguió la certificación de E.U. como adiestrador de pickleball en Argentina. “La idea es expandirse por el país y la zona –relata Haiek-. Hay otra cancha en Avellaneda y estamos charlando con interesados en Trelew, San Luis y hasta en Uruguay”.

Trinidad Gutiérrez, de cuarenta y nueve años, explica que formó un conjunto de amigas que se juntan a jugar pickleball y a comer algo postpartido. “Yo jugué al tenis de chavala, mas tengo amigas que jamás habían hecho nada y se engancharon rapidísimo con este juego”.

Como consejo, Gutiérrez revela: “Para todos y cada uno de los que jugamos al tenis, el reto está en aprender a calcular la velocidad, por que la cancha es más veloz y la pelota considerablemente más ligera. Tenés que supervisar la fuerza con la que le pegás”.

A este deporte se juega con unas paletas singulares muy ligeras afines a las del pádel, mas más grandes. Las pelotas son de plástico con orificios, que las hacen muy ligeras asimismo. “Esto deja que los chicos se enganchen rapidísimo, que los adultos tengan un juego activo y los adultos mayores asimismo puedan jugar reposadamente sin lastimarse”, arguye Haiek.

“En Miami, lugar escogido por miles y miles de retirados estadounidenses, ya hay miles y miles de canchas de pickleball en los parques públicos por la difusión que tiene entre los adultos mayores”, cuenta el emprendedor

En el pickelball se juega a sets de once puntos y solo suma puntos el que los gana con el saque, como ocurría hace un tiempo con el vóley. En los campeonatos de Peru Beach se juega al mejor de 3 con un tie break si es preciso en el set de desempate, que es a siete puntos. La cancha, de dimensiones afines a la del bádminton, tiene un primer campo llamado “cocina” en la que solo se puede volear si la pelota pica ya antes. El saque es de abajo y cruzado como en el pádel.

Ramón Mentira tiene cincuenta y nueve años y 5 stent en su cuerpo por un infarto que padeció en dos mil diecisiete. Aun así en el mes de febrero del año en curso arrancó a jugar pickleball en Peru Beach. “Había jugado tenis hasta los catorce años y después en los noventa jugué dos años al pádel. Ahora tras treinta años volví a practicar deporte y estoy muy entusiasmado”.

Mentira juega dobles mixtos, masculinos, y hasta formó un equipo con un chaval menor de catorce años para un campeonato singular. “Juego cuatro veces a la semana y ya bajé siete kilogramos desde el instante en que arranqué a principio de año”, destaca.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Últimos Deportes Publicados