Diego Schwartzman superó a un incómodo contrincante

schwartzman-us-open-2021

Diego Schwartzman superó a un incómodo contrincante, está en octavos y día tras día juega mejor en el US Open

Con rumbo a la segunda semana, el argentino venció al eslovaco Alex Molcan por seis-cuatro, seis-tres y seis-tres y va a jugar con el holandés Botic Van de Zandschulp, que se impuso a Facundo Bagnis.

Diego Schwartzman se clasificó para los octavos del US Open, cuarto y último campeonato de Grand Slam del año y dotado de más de cincuenta y siete millones de dólares estadounidenses en premios, al vencer este viernes al eslovaco Alex Molcan por seis-cuatro, seis-tres y seis-tres. En pos de los cuartos, Peque se encarará con el holandés Botic Van de Zandschulp, que superó al otro argentino que estaba en carrera, Facundo Bagnis, por tres-seis, seis-0, seis-dos y seis-dos.

Impulsado por múltiples llenes argentinos, con camisetas del escogido de futbol y de la ciudad de Atlanta ciertos, el adepto boquense contó con determinado favoritismo en el público general. Atractivo, Schwartzman acostumbra a caer bien en los espectadores. E inclusive la cuenta de Twitter del torneo lo festejó con un “vamos Diego” entre iconos de banderas argentinas.

Peque, 14º del ranking de la ATP y 11º preferido en el Abierto de U.S.A., derruyó a Molcan (138º del planeta) sin grandes inconvenientes en la cancha Grandstand del National Tennis Center, de Queen’s, N. York. El porteño de veintinueve años venía de superar al lituano Ricardas Berankis (96º) y al sudafricano Kevin Anderson (77º), y pretende por lo menos igualar sus mejores actuaciones en Flushing Meadows, la de dos mil diecisiete y dos mil diecinueve, cuando alcanzó cuartos.

Schwartzman ya superó holgadamente su actuación del año pasado, cuando fue eliminado en la primera etapa. Esta es la octava vez en que se clasifica para los octavos en los campeonatos de Grand Slam. En tanto, Bagnis, de treinta y uno años, cumplió en la ciudad de Nueva York su mejor desempeño en uno de los 4 certámenes mayores al instalarse por vez primera en una tercera rueda, algo que consiguió gracias a triunfos sobre el nipón Taro Daniel (109º) y el santiagueño Marco Trungelliti (198º).

El holandés Van de Zandschulp es una sorpresa: superó al noruego Casper Ruud (11º), vencedor del Argentina Open en dos mil veinte y ganador de 4 títulos este año (Ginebra, Bastad, Gstaad y Kitzbühel). Ya habían quedado eliminados de Flushing Meadows Federico Coria, Federico Delbonis y Nadia Podoroska en la rueda inicial y Guido Pella en la segunda, del mismo modo que Trungelliti.

Un poco antes de su victoria trascendió una fotografía de Peque con el actor Ben Stiller. “En dos mil diecinueve, cuando perdí contra Rafa [Nadal] en cuartos, conocí a Ben en la zona de práctica. Nos tomamos una fotografía, charlamos un tanto. Es un enorme entusiasta del tenis, amiguísimo de Rafa. Tras ese partido, el jefe de prensa de Nadal le pasó mi número, me mandó un mensaje y desde entonces proseguimos en contacto”, contó el argentino. “Este año, cuando pudo regresar la gente a ver espectáculos en la ciudad de Nueva York, me escribió y me afirmó que estaba con ganas de ver tenis, con lo que apenas tuve la ocasión de jugar en un estadio grande lo invité. Justo vino un día un tanto complicado [por las inundaciones en Nueva York]… Mas pudo entrar a todos y cada uno de los campos, al vestuario, y nos quedamos charlando hasta el momento en que el gobierno y la policía nos dejaron regresar al hotel”, especificó.

Aquel día, el del triunfo sobre Anderson, fue muy raro. “Una insensatez. Lo que llovió, las inundaciones… Fue un desastre. Jamás había vivido algo de este modo. Recién pudimos irnos cerca de las tres de la mañana y vino bien ganar como lo hice, pues precisaba reposar. Estaba fastidiado con mi cuerpo”, apuntó sobre el extraño partido en que llovió adentro de un estadio cubierto y hubo cambio de cancha.

Lo del éxito en frente de Molcan fue considerablemente más normal, claro. Y el ganador quedó conforme con su desempeño. “Fue de menor a mayor, con ciertos fallos. Al contrincante lo conocía poco, conque traté de jugar con calma y poco a poco fui encontrando mi mejor tenis. Ganar en 3 sets es muy importante”, se agradó, y abrió una ventana al futuro inmediato. “Vengo de menor a mayor. Hace cierto tiempo, desde Roland Garros, mi tenis viene mejorando mucho y estoy reencontrándome con mi mejor versión, y eso puede darme la ocasión de ganarles a los mejores de todo el mundo. Hace unos meses había perdido esa chispa, la de de tener posibilidades de competir de la mejor forma contra los mejores. Ahora debo ganar el último día de la semana contra un jugador que viene ganando buenos partidos, de menor a mayor en el año. Lo conozco poco y es un reto nuevo”, examinó Peque.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Últimos Deportes Publicados