Diez instantes del deporte en Tokyo

el-equipo-de-argentina

Cómputo argentino: diez instantes del deporte en Tokyo

La delegación argentina no pudo lograr ningún oro tras 4 Juegos sucesivos con medallas doradas, mas tuvo las grandes actuaciones de Las Leonas, el vóley masculino y el rugby seven.

La vigencia de Las Leonas, la gloria del vóleibol y el rugby; las despedidas de Paula Pareto, Luis Scola y Pedro Ibarra; la revelación de Lucas Guzmán y las frustraciones del escogido de futbol, Santiago Lange, Cecilia Carranza o bien Delfina Pignatiello forman, entre otros muchos, los hechos más señalados de los JJ. OO. Tokyo dos mil veinte.

1.- El hockey sobre césped argentino volvió a subirse a un pódium olímpico
Como sucede de manera ininterrumpida desde Sydney dos mil, en los tiempos de la construcción de la mística de Las Leonas. Esta vez fueron de nuevo las chicas las que lograron una medalla de plata, la tercera en todo el ciclo, tras quedar apartadas en Río dos mil dieciseis, donde se consagraron los varones con una sorpresivo oro.

El DT Carlos “Chapa” Retegui formó un equipo con trece principiantes olímpicas que honró el historial competitivo del escogido femenino y estuvo a la altura de los mejores de todo el mundo, aun del vencedor invicto Países Bajos.

Las Leonas sumaron la quinta medalla de los últimos veintiuno años (tres platas y dos bronces) y confirmaron que los rasgos históricos de su identidad continúan meridianamente identificables en su fisonomía colectiva.

dos.- La sorpresa del vóley masculino
Sin demasiado crédito en el exterior mas fundamentado en su confianza interna, el escogido argentino protagonizó el hecho deportivo más relevante del vóleibol nacional desde Seúl ’88: la conquista del bronce olímpico.

El equipo de Marcelo Méndez, con el liderazgo de Facundo Conte, repitió la gesta llevada a cabo por aquella capacitación “albiceleste” en la que resaltaban su padre Hugo, Daniel Castellani, Waldo Kantor y Jon Uriarte.

A poco tiempo de cumplir una reservada actuación en la Liga de Naciones dos mil veintiuno, Argentina maduró como un conjunto fiable y determinado para darle disputa a las potencias de la disciplina. En su camino al bronce se impuso sobre USA, Francia, Italia y Brasil, último vencedor olímpico.

tres.- Fin de ciclo: la separación de Lange y Carranza
El binomio Santiago Lange-Cecilia Carraza Saroli llegó a Tokyo dos mil veinte como el equipo de candela con mayores posibilidades de conseguir una medalla, basado en su condición de ganador del oro de la clase Nacra diecisiete en Río dos mil dieciseis.

Los resultados sobre las aguas de la Bahía de Sagami no fueron los aguardados, singularmente en las regatas regulares. De esta forma, las portaestandartes argentinos llegaron a la medal race sin ocasiones de luchar por el pódium y se despidieron con una digna victoria en esa prueba, lo que les ofreció un diploma olímpico.

Una actuación meritoria mas bajo las propias esperanzas del equipo, que días tras la competencia anunció su separación. Fin de ciclo.

cuatro.- El zarpazo del seven de Los Pumas
En estos Olimpiadas, el rugby -en su versión seven- se convirtió en el 19º deporte en aportar una medalla para Argentina en la historia. Sucedió en su segunda participación tras el debut de la disciplina en Río dos mil dieciseis y 3 años del oro conseguido en los Juegos de la Juventud en la ciudad de Buenos Aires.

Con una base de los dos equipos, el adiestrador Santiago Gómez Cora conformó gran un equipo que solo perdió con N. Zelanda y Fiji, vencedor hace 5 años en Brasil.

El bronce quedó asegurado con la victoria sobre G. Bretaña, que significó una revancha por la supresión en los cuartos de la edición anterior olímpica.

cinco.- Despedidas: Pareto, Scola y también Ibarra, el adiós de las leyendas
Los Juegos de Tokyo dos mil veinte quedaron en la memoria como los últimos de 3 grandes vencedores olímpicos: la yudoca Paula Pareto, el basquetbolista Luis Scola y el defensor Pedro Ibarra, histórico miembro de Los Leones. Asimismo como el de la despedida para Gonzalo Carou y Sebastián Simonet, 2 referentes de Los Gladiadores del handball.

La “Peque” Pareto, ya consagrada como historia de leyenda olímpica, mostró otra vez su coraje para competir y consiguió un diploma después de quedar eliminada en un repechaje por la medalla de bronce, al que llegó condicionada por una lesión en el codo.

La campeona en Río dos mil dieciseis, asimismo oro en el Mundial Astaná dos mil quince y en los Panamericanos Guadalajara dos mil once, cerró su etapa olímpica con 2 preseas en tanto que en Pekín dos mil ocho se había colgado el bronce.

A los cuarenta y uno años, Luis Scola clausuró su historia como jugador del elegido argentino de básquetbol, alumbrado por el brillo de los resultados con la Generación Dorada mas en especial reconocido por su irreprochable condición de líder.

Con “Luifa”, oro en la ciudad de Atenas dos mil cuatro y bronce 4 años después en Pekín, se va una figura admirada a nivel interdisciplinario y un espéculo de compromiso y dedicación cara la camiseta celeste y blanca.

Con afín perfil, Pedro Ibarra (treinta y cinco) cerró su carrera en Los Leones, que acumula el oro olímpico en Río como momento único de una trayectoria de diecisiete años y más de trescientos partidos internacionales.

seis.- Revelación: Guzmán y el legado de Crismanich
Como el correntino Sebastián Crismanich sorprendió al planeta con su medalla de oro en la ciudad de Londres dos mil doce, el bonaerense Lucas Guzmán estuvo cerca de dar el cante de nuevo en taekwondo, lo que se formó en una de las buenas noticias para el deporte argentino en Tokyo dos mil veinte.

El atleta de veintisiete años, oriundo de la localidad de Merlo, llegó hasta las semifinales de la categoría -cincuenta y ocho kilogramos y después quedó al filo del pódium olímpico tras caer en un repechaje por la medalla de bronce.

El diploma logrado se aúna a la vitrina en la que guardaba la presea de bronce de los Juegos Panamericanos Toronto dos mil quince, la de oro de la ciudad de Lima dos mil diecinueve y el bronce del Mundial Manchester dos mil diecinueve.

siete.- A pesar de la supresión, Batista estuvo conforme con el equipo
El escogido sub veintitres, vencedor del campeonato Preolímpico el año pasado, llegó a Tokyo con un plantel armado basándonos en la disponibilidad y no al deseo del adiestrador, que fue víctima de una situación recurrente en la historia: el retaceo de futbolistas.

El “Bocha” Fernando Batista no pudo contar con los 3 jugadores mayores autorizados por el reglamento ni tampoco con los menores que disputaron la Copa América con el elegido mayor (Lautaro Martínez, Gonzalo Montiel, Cristian Romero, Lisandro Martínez, Nahuel Molina, Exequiel Palacios, Nicolás González, Nicolás Domínguez y Julián Álvarez)

El calendario de la Selección principal; la negativa de los clubes argentinos con competencias internacionales y las trabas puestas por clubes del exterior limitaron su elección.

De todas formas, asistió con un plantel de jerarquía y el equipo no dio la talla: perdió en el debut con Australia, el ganó a Egipto, empató con España y marchó en primera ronda como hace 5 años en Brasil.

ocho.- Desilusión: Pignatiello, malos resultados y ataques digitales
La bañista Delfina Pignatiello es una de las mayores promesas del deporte argentino mas en Tokyo dos mil veinte no tuvo los resultados aguardados tras las 2 medallas de plata en los Juegos de la Juventud Buenos Aires dos mil dieciocho y las 3 de oro en los Panamericanos Lima dos mil diecinueve.

Con veintiuno años, en su primer Juego de mayores, quedó última en las series de las 2 pruebas que disputó: los ochocientos y mil quinientos metros libres.

Mas lo peor de su experiencia en Tokyo dos mil veinte quizá fue los ataque recibidos en las redes sociales que la llevaron a una resolución drástica: quitar sus cuentas en Twitter, YouTube y Twitch y borrar contenido de otras. “La gente es muy atroz y por mucho que ignore deseo cuidar mi salud mental por sobre todas y cada una de las cosas”, justificó.

nueve.- Decepción: Lucenti, en veintiocho segundos
El yudoca Emmanuel Lucenti protagonizó la mayor decepción argentina en los Juegos: duró apenas veintiocho segundos. El búlgaro Ivailo Ivanov lo sorprendió con una llave y le ganó por ippón en la prueba eliminatoria de ochenta y uno kilos, por los 16vos. de final.

El tucumano salió del tatami abatido y precisó más tiempo que lo que duró el combate para procesar lo sucedido: “No comprendo nada; prefería haberme derretido ya antes que perder de esta manera. Jamás creí que Ivanov me iba a agredir tan veloz. Esto me deja muy bajoneado por el hecho de que jamás había perdido tan temprano. No sé qué va a haber analizado él de mí para atacarme enseguida, mas este es un golpe a mi orgullo”, confesó.

Entonces vinculó su mal desempeño a una preparación que consideró deficitaria por las limitaciones derivadas de la pandemia: “Mas asimismo deseo decir que es realmente difícil venir a un Juego Olímpico adiestrando únicamente en Tucumán y Santiago del Estero.

No pude ir a Croacia hace un mes por un tema familiar, mas no sé qué hubiese pasado si hubiera tenido más apoyo, pues a mí no me aprovecharon ni me respetaron”.

Lucenti, de treinta y seis años, cerró su cuarta experiencia olímpica después de clasificarse 21º en Pekín dos mil ocho, 7º en la ciudad de Londres dos mil doce y 9º en Río dos mil dieciseis.

diez.- Frustración: Chiaraviglio, sin competencia por Covid-diecinueve
La frustración por malos rendimientos es una parte del deporte mas la que se experimenta por no poder competir después de 5 años de preparación es un golpe muy, muy duro de digerir. Eso lo ocurrió al santafesino Germán Chiaraviglio, que dio positivo de Covid-diecinueve en el país nipón a un par de días de presentarse en la prueba salto con garrocha. El múltiple medallista panamericano, de treinta y cuatro años, se disponía a vivir sus segundos Juegos sucesivos.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Últimos Deportes Publicados