Tomate y otros cinco comestibles saludables

Tomates

Tomate y otros cinco comestibles saludables que no pueden faltar en tu dieta.

El tomate es una de las verduras y hortalizas saludables más usadas en el momento de disfrutar de un buen estado físico.

Llevar una dieta equilibrada, cargada de comestibles saludables y practicar deporte diariamente, son pautas esenciales para sentirnos sanos y fuertes. A pesar de que los comestibles prodigiosos no hay duda de que no existen, la relevancia de llevar un modo de vida equilibrado es esencial.

Una dieta equilibrada es aquella que cubre todas y cada una de las necesidades nutricionales, así sea con hidratos de carbono, proteínas, lípidos (grasas), minerales, vitaminas y agua. Al tiempo, estos comestibles nos dan la energía que precisamos para encarar las tareas del cada día en totalidad de condiciones.

En este equilibrio nutricional, existen una serie de comestibles que no pueden faltar en toda dieta saludable que se precie. Determinados comestibles y nutrientes son esenciales para hacer marchar el equipo y son promotores de una buena salud física.

Comestibles saludables para la dieta

Tomate
Las verduras y hortalizas como el tomate son ideales para incluirlas en nuestra dieta. El tomate, que pertenece a la familia de las solanáceas, es riquísimo en agua y aporta solo veinte calorías por cada cien gramos.

Este bajo aporte en calorías se debe a su bajo contenido en hidratos de carbono, proteínas y grasa. No obstante, lo que hace realmente esencial el tomate es su contenido en vitaminas y minerales, sobre todo vitamina C. Consumiendo ciento cincuenta gramos de tomate al día tendríamos nutrientes suficientes para cubrir el cien por ciento de las necesidades cada día de esta vitamina para un adulto sano.

Eso sí, no podemos dejar pasar el licopeno, un pigmento de la familia de los carotenoides que le da al tomate su color colorado propio (y asimismo a la sandía y al pomelo rosado) y que aporta un sinnúmero de antioxidantes.

Arándanos
El arándano es prácticamente un noventa por ciento agua y apenas aporta calorías. En verdad, su aporte en hidratos de carbono es escaso, y el porcentaje de proteínas y grasa asimismo es bajísimo. En un caso así, lo que sí da son cantidades esenciales de fibra (cinco gramos).

No obstante, su mayor relevancia nutricional debe ver sobre todo con los antioxidantes que contiene. Los antocianos le proporcionan su color propio y, unidos al ácido oxálico o bien el ácido málico, son responsables de su sabor propio y de sus propiedades asépticas en el momento de prevenir y tratar las infecciones urinarias.

Aceite de oliva
El aceite de oliva, se identifica por tener ciertas propiedades propias de los aceites vegetales, como de las aceitunas de las que es extraído. Podemos destacar que para el consumo, el aceite de oliva virgen extra es el más recomendado por el hecho de que tiene íntegras sus propiedades y peculiaridades a nivel de composición.

Consumirlo, dota al organismo de vitamina liposoluble E, la que previene la oxidación del colesterol malo. Además de esto tiene un efecto antioxidante, De igual forma, contiene polifenoles cuya acción asimismo es antioxidante. De forma adicional están las grasas monoinsaturadas y su buen efecto protector con respecto al colesterol malo.

Tampoco podemos dejar de mentar que es rico en grasas poliinsaturadas, trans, sobresaturadas y grasas omega-tres. De la misma manera, poseen omega-seis, vitamina liposoluble E, vitamina liposoluble K y un buen porcentaje de calcio.

Mango
Desde el punto de vista nutricional, el mango tiene un alto contenido en agua y aporta catorce gramos de hidratos de carbono por cien gramos, siendo su aporte de grasa prácticamente nulo. Asimismo aporta ácidos tartárico y málico, siendo rebosante en fibras que dejan progresar el tránsito intestinal.

En lo que se refiere a las vitaminas resalta la vitamina C, con treinta y siete mg por cien gramos, como las vitaminas A y Y también. Esto lo transforma en otra poderosa fuente de antioxidantes.

Garbanzo
El garbanzo tiene un aporte genético que supera al de la alubia o bien frijo, alcanzando las trescientos cuarenta y tres kcal por cien gramos. Esto es debido al elevado contenido en hidratos de carbono (cincuenta y cinco gramos por cada cien) y grasas (cinco gramos).

Puede parecer que tanta grasa podría ser contraproducente, mas la cuestión es que son monoinsaturadas y polinsaturadas al cincuenta por ciento , o bien lo que es exactamente lo mismo, cardiosaludables. Además de esto, su aporte proteico es elevado (prácticamente veinte gramos), es rico en potasio y fósforo potasio, y la vitamina más señalada en su composición es el ácido fólico (ciento ochenta ug)

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Últimos Salud Publicados

feria ambiental 2

Se aproxima la Feria Ambiental

La decimoprimera edición de este acontecimiento educativo se efectuará del miércoles veintidós al domingo veintiséis de septiembre en el parque del Planetario Galileo Galilei, en