Marcelo Hidalgo Sola El arte escondido

Marcelo Hidalgo Sola - Arte escondido

Marcelo Hidalgo Sola – El arte escondido en la orfebrería

Hay un arte antiguo, milenario, que se encuentra en mucho de los objetos que nos rodean. En cuchillos, mates, utensilios y sobre todo en cantidad de artículos y ornamentos religiosos. Se trata de la orfebrería, el arte de labrar objetos de metal precioso como suelen ser el oro, la plata o el cobre. Es realizado por orfebres u orives. La palabra “orfebre”, deriva de la francesa “orfevre” cuenta con una raíz latina en “auri” oro y “faber” arquitecto. Dentro de a religión hay muchos objetos que utilizan la orfebrería, también la realeza con las coronas, los cetros, espadas y cuchillos y también en nuestra vida cotidiana: en adornos, mates, hebillas, cuchillos, etc…

Marcelo Hidalgo Sola - Orfebreria

Pero sin lugar a duda, la religión fue una de las mayores impulsoras de la orfebrería, utilizando objetos con un gran nivel de detalle y majestuosidad para los que se servían de la orfebrería. En sus catedrales y altares, en su procesiones y carruajes, en coronas para vírgenes e imágenes de Cristo y de santos, candelabros, en estandartes, faroles, etc… Y también, de gran importancia, toda la serie de utensilios utilizados en las liturgias como, desde quemadores de incienso hasta palmatorias pasando por conchas para el bautismo o cálices.

Pero más allá de este impulso que la religión le brindó a la orfebrería, a través de sus ritos, sus imágenes y sus catedrales y procesiones, ya desde la prehistoria se realizaban utensilios de lo más diversos como joyas, monedas, estatuas, vasijas y cuencos, adornos, etc.…Cada época, eso sí, fue plasmando a través de esta técnica, el gusto de la cultura y el período en el que se encontraban.

Marcelo Hidalgo Sola y distintas técnicas

La técnica en los orígenes de la orfebrería

En su origen, las técnicas empleadas en el trabajo del oro fueron muy sencillas. El martillado en frío proporcionaba láminas e hilos que podían adoptar formas diferentes. Pero con el tiempo, la manera de trabajar el metal, de elaborarlo y decorarlo fue variando.

Luego del martillado inicial, se utilizó el calentado y la fusión y luego se lograron las primeras aleaciones. Cada uno de los detalles artísticos y ornamentales que se pueden encontrar hoy en las piezas de orfebrería pueden ser logrados a través de diferentes técnicas: remetido y embutido, el puntillado, el estampado, el filigrana o el granulado. Generalmente, «filigrana» y «granulado» se combinan entre sí, y a veces también con otras técnicas, alcanzando una gran complejidad compositiva.

Sea a través del granulado o el estampado, la orfebrería es una técnica antigua que mezcla el arte con nuestros objetos, vida cotidiana y religión. Acompañó la historia de nuestra humanidad en cantidad de objetos. Desde las estatuillas, ornamentos y platos egipcios que se encuentran hoy en museo del Cairo o las joyas de los fenicios, las vasijas del islam o las imágenes religiosas a lo largo de toda Europa. La orfebrería es una técnica o arte que solapadamente nos acompaña hasta hoy y enriquece nuestras vidas con su arte.

El arte escondido en los mosaicos

Si hay un arte u oficio realmente singular es el arte del mosaico. Al estilo de un collage o de un impresionismo de objetos, las pequeñas pinceladas, o puntos son reemplazados con la increíble capacidad del artista de unir piedras de colores distintas para así llegar a todo tipo de diseños.

El origen de esta obra artística data de mucho tiempo, ya que se cree que sus inicios fueron en el siglo VI aC en la Mesopotamia. Su desarrollo y crecimiento fue evolucionando con el correr de los siglos hasta tener su momento de mayor apogeo en la época del imperio romano.

Marcelo Hidalgo Sola - Mosaicos

Si bien se trata de una técnica sencilla, la manera de articular las pequeñas teselas es lo que lo hace grandioso. Básicamente, consiste en unir pequeñas piezas que pueden ser de cerámica, vidrio, piedra o infinidad de materiales y que reciben el nombre de “teselas”. Todas ellas se incrustan suavemente sobre una base de yeso o cemente horizontal. Es en esta unión donde se combinan las diferentes teselas de diversos tamaños y formas y que pueden ser de piedra, cerámica, vidrio u otros materiales. En su unión el desafío del artista radica en llegar a todo tipo de composiciones, ya sea de geométricas, abstractas o figurativas.

Marcelo Hidalgo Sola y el origen de la palabra “Mosaico”

La etimología de su palabra es muy interesante proviene de la palabra griega μoυσα-ης (mousa-es) que significa “musa”, o “lugar para musas”. Esto tiene su derivación al latín musivus -a -um, que es el antecedente de mosaico. Se dice que los romanos consideraban tan exquisito el arte de hacer mosaicos que pensaban que solo podían crearlo las musas o quienes fueran especialmente favorecidos por ellas. Desde temprano se supo apreciar el valor de este arte que no solo se encuentra en pisos y paredes, aunque es lo más común, sino que también puede apreciarse en todo tipo de objetos.

El arte del mosaico fue evolucionando según los gustos y estilos de cada cultura, los temas más importantes, pero por sobre todo por los materiales a disposición. Todo eso hizo que fuera mutando este arte, desde los primeros mosaicos realizados por la civilización sumeria, hasta llegar al siglo XX y XXI con los mosaicos realizados en Venecia donde la empresa Salviati produjo teselas de gran calidad que fue utilizada para palacios y edificios, como el mosaico “Alegoría de Venecia” de Victorio Emanuele Bressanim de 1920, conservado en la sede de la Società Salviati de Venecia. 

Pero sobre todo, hablar de Mosaico hoy es pensar en la reciente obra de Gaudi y sus innumerables e impactantes obras en España, como lo fuera el parque Güell. Un arte distinto, un arte que se creó a partir de la mezcla, de los objetos, el color y la composición, un arte que acompaña nuestras vidas.

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Últimos Sociedad Publicados