Estudiosos chinos desarrollan una tecnología que deja sostener a los pequeños satélites fuera del radar

Satelites - radares

Conforme especificaron los científicos de la Universidad de Aeronáutica y Astronáutica de la urbe de Nankín, su invento podría reducir la intensidad de las señales de un rastreador en más de un ochenta por ciento .

Encontrar y rastrear un enano satélite es bastante difícil, aun con un enorme telescopio, mas ciertas estaciones de radar pueden identificar de día o bien por la noche en la órbita próxima a la Tierra un objeto tan pequeño como un boli. Un conjunto de estudiosos chinos descubrió últimamente que desarrollaron una tecnología que deja que los pequeños satélites no sean detectados por los radares, notifica South China Morning Blog post.

Los operadores de rastreadores acostumbran a escanear el cielo con ondas electromagnéticas de diferentes frecuencias, que interaccionan con una extensa gama de materiales para cerciorarse de que no se les escapa nada. Conforme especificaron los científicos de la Universidad de Aeronáutica y Astronáutica de la urbe de Nankín, su invento podría reducir la sección equivalente de radar en más de un ochenta por ciento , haciendo que un pequeño satélite sea prácticamente invisible en la pantalla.

Los especialistas explicaron en una investigación, publicado este julio en la gaceta Chinese Journal of Astronautics, que cubrieron un satélite con capas de materiales compuestos con una estructura de panal que absorbería las ondas de radar en todos y cada uno de los anchos de banda operativos conocidos. Además de esto, agregaron una capa transparente de material de absorción de señales hecha con elementos de tierras extrañas a sus paneles solares, lo que reduce todavía más la posibilidad de ser rastreados.

Si bien los materiales de recubrimiento ya se han usado previamente en los aeroplanos espía, el ambiente extremo del espacio ha planteado nuevos desafíos. En contraste a una aeronave, que pasa la mayoría del tiempo en un hangar con tiempo controlado y cuyo recubrimiento se inspecciona y sostiene frecuentemente, un satélite no se aloja en un sitio secreto y debe aguantar repetidos picos de temperatura y el bombardeo de rayos galácticos a lo largo de años.

Otro inconveniente es el peso. Los especialistas chinos emplearon un sinnúmero de plástico y papel para reducir el peso del material a unos seis kilos por metro cuadrado, menos que la mayor parte de los recubrimientos de absorción tradicionales. Si bien solo tenía tres milímetros de grosor, el escudo furtivo era físicamente suficientemente fuerte para aguantar golpes y dobleces, conforme a los estudiosos.

La tecnología antisatélite, como las armas láser de alta potencia, ha progresado de forma rápida en los últimos tiempos. Las constelaciones de pequeños satélites –incluidos los empleados para las comunicaciones– se encaran a “amenazas cada vez mayores”, reza el estudio. “El desarrollo de satélites furtivos es de suma importancia para contrarrestar la detección y vigilancia del contrincante”, añadieron los científicos.

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Últimos Tecno Publicados